Buscar
  • Salvador del Carril

Mis líos con la Fotografía

Actualizado: abr 28

Hace unos veinte, años hice una exposición de un proyecto sobre el tema de la inmigración Se llamaba “Ida e Ida”, iba acompañado de un texto que explicaba el porqué de esas fotos. Un reputado gestor cultural del momento me hizo ver que las fotografías no deberían tener texto explicativo, tenían que valer por sí mismas Tenía razón, dudo que él fuera coherente con lo que decía, pero tenía razón. Este texto es más que nada una explicación de mi relación con la fotografía. Nada mas. Las fotos que ustedes ven no necesitan explicación. Si quisiera “elaborar un discurso” escribiría. Y sí mis imágenes fueran el resultado de una ocurrencia más o menos brillante haría publicidad. Para empezar me remito a un recuerdo de infancia; Un día un compañero del colegio que vino a mi casa al ver una foto de Humberto Rivas colgada en casa me preguntó. "¿Pasó algo en esta esquina?" Cuando le dije que la foto la hizo porque ese lugar le gustaba. Me dijo "¿Esto? si no tiene nada. ¡Qué cosas le gustan a tu padre!" Y al final, después de años de pensar, leer y hablar sobre el tema he llegado a la conclusión de que en mi fotografía hago lo que me gusta. Me gusta una parte del oficio, el gusto de hacer algo sabiendo que lo sé hacer. Me gusta que mi historia personal esté implícita en lo que hago. Me gusta ver la foto en papel y sentir, durante unos minutos una gran satisfacción al verla. Me gusta y deseo vivir esa sensación de que, ingenuamente, siento que he hecho algo realmente bueno. Nunca tengo una idea, siempre tengo un deseo de pensar, sentir; en definitiva, divagar.

De hecho, recordando a mi compañero del colegio cuando apenas teníamos 13 o 14 años pienso que en él mismo la foto de Humberto Rivas había detonado algo, “¿qué pasó en esa esquina? Preguntó, a saber qué imaginó.

Eso mismo es lo que me gustaría que hicieran mis fotos en las personas que las ven. Nada mas y nada menos

Por otro lado, he vivido como aquellas esquinas desiertas, en blanco y negro que en principio solo interesaban a “entendidos” de la Fotografía acabó siendo una estética aceptada por mucha gente. He escuchado frases como “ahora lo que interesa son los paisajes”; vamos que ”se llevan”.

Lo que he aprendido en todos estos años es que hay que hacer lo que a uno “le guste”. Llevado por una necesidad intima, el disfrute y la propia satisfacción. Todo lo demás…


Salvador del Carril Helguera



5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Artigas